La vida de la Sagrada Familia en Nazaret, sencilla, siempre activa, bajo la mirada de Dios, será su modelo y el objeto principal de sus meditaciones, dijo Madre María Leonia a sus Hermanas.
San José, la Virgen María y Jesús siempre escucharon la voluntad de Dios y la cumplían diariamente. Jesús fue por excelencia, el servidor fiel y amoroso de Dios Padre, mostrándonos el verdadero rostro de Dios que es Amor.

Madre María Leonia buscó la voluntad de Dios toda su vida y se fortaleció con la adoración diaria y la Eucaristía. La imagen evangélica de Jesús lavando los pies de los apóstoles caracterizó su manera de servir y su comprensión de la dignidad de cada persona humana. Cualquier servicio prestado por la Madre María Leonia ha ayudado al otro a crecer.
Más información sobre su historia >

 

Haga clic en cada foto para ampliarla y leer su descripción